Dustin Muñoz: una promesa del arte

Por Cándido Gerón.

Dustin Muñoz es un pintor muy joven, apenas cuenta con 19 años y ya se perfila como un artista con calidad. En la Escuela Nacional de Bellas Artes es una revelación, un talento precoz, quien tan solo con cursar el primer año de estudio, demuestra un gran dominio de los temas que trata. Su factura pictórica nos indica que su futuro como trabajador del pincel es promisorio. Aun cuando es sumamente tímido ¿Quién no es tímido a esa edad? Nos ofrece un espectáculo de colores ordenados y sobrios los que a su vez se convierten en un concierto de belleza y fantasía.

Sus naturalezas muestras, al estilo de las que realiza Mariano Eckert y León Bosch, son menudas y propias a todas las sorpresas. El modelado de las frutas y de los objetos no es la mayor atracción de su obra pictórica, sino el equilibrio de la armonía en contraste con la mesa. Las matizaciones de las mismas ganan en resonancias líricas. No hay en ellas incongruencias ni desarmonías en su propuesta. Por el contrario, sus rasgos se convierten en una objetividad naturalista, lo que parece indicar que la obsesión por el arte forma de sus sueños, con miras a convertirse en el futuro en un pintor de éxitos.

Su arte es esencialmente realista, aunque  a veces pincela lo psicológico al través de los rasgos del retrato. De pronto hay en algún cuadro suyo una preocupación por el hombre, pero no es una preocupación desgarradora. De repente todo se transforma, y lo real y cuasi subjetivo se esfuerzan en modelar sus impresiones. Si yo tuviera que calificar en un solo vocablo en su actividad creadora, no vacilaría en afirmar en que sigue las rutas de los clásicos modernos.

Aun cuando ya tiene una gran demanda por parte de los dueños de galerías y algunos coleccionistas, Dustin Muñoz se resiste a vender un cuadro al menos que haya sido sometido al horno de la paciencia. Cada pincelada está domeñada al escrutinio de los recursos técnicos y de una imaginaría, como si se dejase llevar por una lógica razonada. Todo es medida y orden arquitectónico, por lo que espacio, color y volumen, obedecen a leyes establecidas. Muñoz logra una atmósfera gris y una amalgama de ritmo y cadencia que le dan a su obra una realidad única.

Bodegón con sacador, 40x36 pulgs, Dustin Muñoz
Bodegón con sacador, 40×36 pulgs, Dustin Muñoz

Dustin Muñoz logra una policromanía muy acentuada al utilizar colores primarios, secundarios y terciarios. Es notorio observar en su obra pictórica el lirismo de los rojos, de los grises y ocres. A veces cubre la atmósfera entera de una multitud de objetos, y en la que se visualiza una paciente laboriosidad. Quien observe un cuadro de este joven artista no negará de que su calidad está fuera de duda.

Tenemos que reconocer también que su labor de retratista es sorprendente. este se confirma en un retrato que le hiciera al maestro Ramón Oviedo, donde cada trazo o rasgo de Oviedo está sintetizado y depurado de la forma más constructiva.

Es un retrato que tiene todo el encanto y la aventura del arte. Si misteriosos son los detalles que logra, igualmente sutiles son las leyes de perspectiva que irradian con luz y tonos fríos la imagen del artista en cuestión.

Los ocres y grises en su obra plástica están debidamente a la densidad proporcional. La pincelada es calculada y ágil, los trazos sencillos y armónicos. Los bodegones exuberantes en tonos y formas, parecen hablarnos de la intención voluntaria del artista. Las manzanas, las naranjas, el macuto con la ristra de ajos, con la yuca, el tomate, el arroz, las habichuelas, las cebollas o el aguacate, apuntan hacia un realismo humanizado.

En lo adelante, Dustin Muñoz tendrá que luchar por un estilo mas definido, ya que su arte tiene cierto parecido con las obras de Mariano Eckert y León Bosch, y esto le resta calidad. Pero no cabe duda de que logrará todo lo que se proponga, ya que talento y dedicación le sobran.

Por Cándido Gerón
La Tarde Alegre
Martes 5 de marzo del 1991, pág. 10
Santo Domingo, República Dominicana

Check Also

Secretos, 48x59 pulgs, acrílica sobre collage tela, Dustin Muñoz,1996

Dustin Muñoz, sobrio y fecundo

Por Myrna Guerrero. Nos acercamos a la primera muestra individual, fuera del ámbito escolar, de …

Deja una respuesta