Las perfectas formas de Dustin Muñoz

Por: Ángela Peña.

Papa Juan Pablo ll, 40x40 pulgs, Dustin Muñoz, 2001. Obra ubicada en la Nunciatura
Papa Juan Pablo ll, 40×40 pulgs, Dustin Muñoz, 2001. Obra ubicada en la Nunciatura

Juan Pablo II con su sonrisa augusta, eternizado en los muros del Arzobispado y de la Nunciatura, son parte de su obra, como el inmenso profesor Juan Bosch que despertó tanto fervor en la recién pasada Feria Nacional del Libro.

Su magistral pincel delineó los rostros del Todopoderoso, Jesucristo, los ángeles y apóstoles que se exhiben en la catedral de San Pedro de Macorís, el San Antonio y el Niño de la iglesia de Tenares, el San Juan Bautista y Jesús de la iglesia Nuestra Señora del Rosario, en Moca.

Estuvo presente con su producción laureada en las portadas de la guía telefónica y permanece en el imponente mural

de la terminal del Ferry así como en la Casa Central de los Padres Paúles, de Puerto Rico, representando a la comunidad Vicenciana y a San Vicente de Paúl martirizado.

Papa Juan Pablo ll, 40x30 pulgs, Dustin Munoz 1998
Papa Juan Pablo ll, 40×30 pulgs, Dustin Munoz 1998

Delineó con excepcional exactitud la fisonomía del recordado cardenal Beras, para la parroquia Santa Cruz, de El Seibo, murales de la Suprema Corte de Justicia y el Museo de Arte Moderno y los rasgos de Fra Andrew Bertie, Príncipe de la Orden de Malta quien pidió que lo colocaran en las Sedes Magistrales donde los visitantes pudieran admirarlo.

Pero más que sorprender con el perfecto dominio de las formas humanas, algunas plasmadas en estatura colosal en lienzos gigantescos, este singular artista impresiona porque pese a su edad no sólo ganó todos los premios de los concursos en que participó sino por su sed de conocimientos que no calmó cuando alcanzó el máximo dominio de las técnicas del arte, y por su ilimitada capacidad de trabajo.

Se graduó con honores en la carrera de Filosofía de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, donde es catedrático, cursó maestría en Metodología de la Investigación Científica y ahora, además de ocupar la subdirección de la Escuela Nacional de Bellas Artes, concluye doctorado de Filosofía en un Mundo Global, en la Universidad del País Vasco, imparte docencia en la Escuela Nacional de Artes Visuales y no descansa cuando concluyen sus tareas cotidianas: a las seis de la tarde se inicia el tiempo de su inagotable labor de pintor, escultor, dibujante, que abandona entrada la madrugada.

Retrato Fra Andrew Bertie, Príncipe de la Orden de Malta, Dustin Muñoz, 2009
Retrato Fra Andrew Bertie, Príncipe de la Orden de Malta, Dustin Muñoz, 2009
Detalle rostro retrato prof Juan Bosch, Expdte Rep. Dom., 90x40 pulgs, Dustin Muñoz, 2009
Detalle rostro retrato prof Juan Bosch, Expdte RD, 90×40 pulgs, Dustin Muñoz, 2009

Dustin Muñoz,  sencillo y sensible ser humano de Loma de Cabrera, nacido el uno de febrero de 1972, es en apariencia un niño, aunque su producción lo representa adulto, consagrado, maduro, consumado, en sus impresionantes estructuras, composiciones, luces, matices.

Es que  fue autodidacta desde los seis años de edad cuando pincelaba paredes de la casa materna, maravillaba a la clientela del colmado familiar pintando bodegones, haciendo retratos entre uno y otro despacho, recogía piedras de colores en el Masacre para sacarle tinta o empleaba el carbón de anafes y fogones frente a la ausencia en el pueblo de materiales propios de la plástica.

Rafael Muñoz (Fello) y Ana Hilda Almánzar, sus padres, alentaron su inclinación temprana cuando un viajante observó los detalles del creativo menor en un rincón de “Mis favoritos”, como se llamó entonces el negocio, aconsejándoles no borrar esos trazos porque “va a llegar a ser un gran pintor”.

La madre, que lo dejó partir a la capital y tras su salida daba rienda suelta a inconsolable llanto, tuvo la visión no sólo de conservarlos, sino de retratarlos junto a aquella promesa que hoy la muestra sin sonrojos a pesar de los éxitos presentes. Son parte de su historia personal, en gráficas.

Mural Jesús entregando las llaves a Pedro, 215x315 pulgs., 2007. Ubicada Catedral de San Pedro de Macorís
Mural Jesús entregando las llaves a Pedro, 215×315 pulgs., 2007. Ubicada Catedral de San Pedro de Macorís

Fiel a sus raíces

El pequeño Dustin fue recibido en Sabaneta como un maestro de la pintura antes de cumplir 13 años. Un viajero lo vio pintando a su abuela, le posó para un retrato suyo y llevar la pieza a su comarca produjo una cadena de encargos por lo que decidieron invitarlo una semana en la que plasmó damas, niños, hombres, y al famoso músico  Eladio Romero Santos. Después pintó candidatos presidenciales y otros aspirantes en campañas políticas.

Ya había ganado fama con los bodegones que compraban ávidos dueños de galerías de Santo Domingo, sin embargo, ganancias y popularidad  no lo detuvieron cuando terminó primaria y secundaria en la escuela “Rafael Díaz Niese” y en el liceo “José Cabrera”. Tenía 17 años y decidió viajar al Distrito Nacional a estudiar artes. Al concluir, ingresó a la Universidad.

Razonó que “no bastaba dominar una técnica, representar piezas, reproducir un paisaje, necesitaba la validez del conocimiento, profundizar en asuntos ligados a la relación sujeto-objeto”, comprendió que un buen artista “no es sólo el que pinta mejor, sino  el que pinta diferente”.

Ganó en la Bienal,  en la Junta Agroempresarial Dominicana,  Ayuntamiento de Santo Domingo, Codetel, Pinturas Popular, Casa de Teatro, Congregación de los Padres Paúles. Fue “Premio Nacional de la Juventud” y “Joven Sobresaliente” de Jaycee’s 72.

Dustin Muñoz, sus murales y procesos de ejecución
Dustin Muñoz, sus murales, obras, y procesos de ejecución

Aquel pintor empírico que ilustraba textos en la pizarra de la profesora Ángela Andujar, superó su estilo. “Mi obra sufrió una transformación tan pronto entré a estudiar filosofía. Comencé a hacer una pintura más personal, el que la ve dice a la distancia: esa es la obra de Dustin. Reflexiono sobre la necesidad de una estructura, me inspiro en los sueños, empecé a superponer elementos de un tema y luego recuperaba la parte estética de las formas que se producían”, explica.

Tonos monocromáticos que evocaban la tierra, el cultivo de maní, fardos, ranchos oscuros donde Fello guardaba equipos de labranza, herramientas de ebanistería, adquirieron más luz, variados tonos. “Mi pintura es surrealista aunque con elementos del barroco”.

Casi toda la crítica nacional, y muchos foráneos han elogiado su producción exhibida en innumerables colectivas e individuales. La más reciente fue “Témporis”, recién desmontada  de la Capilla de los Remedios.

En ésta, en anteriores, el artista retirado de certámenes para dar oportunidad a otros valores, logró su anhelada identidad, reconocida por los críticos, entre ellos Cándido Gerón, que  resalta libertad, autonomía, en la pintura del artista,  y afirma: “Uno de los rasgos más esenciales en el proceso creativo de Dustin Muñoz, es la originalidad.

Por: Ángela Peña
Periódico Hoy
7 noviembre, 2009
Link: http://hoy.com.do/las-perfectas-formas-de-dustin-munoz/

 

 

Check Also

Secretos, 48x59 pulgs, acrílica sobre collage tela, Dustin Muñoz,1996

Dustin Muñoz, sobrio y fecundo

Por Myrna Guerrero. Nos acercamos a la primera muestra individual, fuera del ámbito escolar, de …

Deja una respuesta