Home / Antología crítica / Un coloquio

Un coloquio

Por Cuquito Peña.

Colgando junto al fardo de mi memoria, acrílica sobre collage y tela, 60x75 pulgs, Dustin Muñoz, 2009
Colgando junto al fardo de mi memoria, 60×75 pulgs, Dustin Muñoz, 2009

Nos estamos acostumbrando a las reuniones en las que grupos de amigos, o de asociados discuten temas que de ordinario son tratados en el ámbito académico por lo que usualmente son escrupulosos y excluyentes.

Fui invitado a una original reunión de esas que pudo ser tertulia, o coloquio o cualquier tipo de ceremonia. Se discutieron asuntos referentes a un conjunto de obras muy singular.

Fue un coloquio celebrado en el recinto de una importante galería comercial de nuestra ciudad y también la clausura de la exposición de las obras de tres artistas; uno Abrahán Pérez, que fue discípulo de Dustin Muñoz, que a su vez fue discípulo de la veterana pintora Rosa Tavares.

Las palabras de uno de los expositores convirtió la inercia de aquella reunión de artistas, y anfitriones en el evento que mantuvo a los concurrentes en expectación. Fue el testimonio de Dustin Muñoz. El artista discurría en una abreviada autobiografía en la que expuso pormenores de su infancia en aquel su pueblecito cercano a la frontera.

Con el testimonio de Muñoz surgieron cuestiones sobre lo que es propio de su obra. Como aquella precisión minuciosa en el tratamiento de formas que se originan en su imaginación y que se nos presentan con la limpieza con que es copiado el objeto circundante por los nombrados Hiperrealistas.

Siguiendo un cordel de recuerdos, acrilica sobre collage-tela, 60x75 pulg, 2009
Siguiendo un cordel de recuerdos, acrílica sobre collage y tela, 60×75 pulg, Dustin Muñoz, 2009

Así es el motivo repetido de sacos de yute y el recurrente y desmedido hilo de ensarte. En muchas de sus obras aparecen fragmentos de tela que son colocados en la composición como volviendo a aquel recurso de materia que inventaron los cubistas.

De paso conocimos el origen de aquellas telas de yute, habituales en toda su obra, así como su preferencia por las tierras y ocres.

Uno de los asistentes a la reunión de aquella noche llamo al artista Muñoz como “rabiosamente persistente” al descubrir en el testimonio del joven que en su búsqueda se había refugiado en los estudios de una carrera universitaria para encontrar respuesta a sus problemas en una de las porciones de la Filosofía que es la Estética.

Todo aquel testimonio breve por la juventud del exponente nos dio la explicación de un arte lleno de imágenes producidas en la concentración de su pensamiento y que es tratado con escrupulosa meticulosidad.

El pintor Muñoz cercó su declaración con una consideración que nos dio la explicación a la perseverante búsqueda que le ha mantenido alejado de cualquier banalidad.

El joven pintor dijo: Podemos realizar el retrato de algún personaje y lograr su parecido. Y después de lograr el parecido, ¿que?.

Por Cuquito Peña
Artista Plástico
Periódico digital Clave Digital
12 de junio de 2010

 


Te invito a leer:Valoración obra Dustin Muñoz en III concurso de pintura María Ugarte
Puedes ver:Temporis: exposición individual
También mira:Retratos expresidentes Grupo financiero BHD

Check Also

Secretos, 48x59 pulgs, acrílica sobre collage tela, Dustin Muñoz,1996

Dustin Muñoz, sobrio y fecundo

Por Myrna Guerrero. Nos acercamos a la primera muestra individual, fuera del ámbito escolar, de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *